Cómo Crear un Curso Online y Venderlo por Internet

Una de las mejores decisiones que tomé en su momento fue crear un curso online para vender por Internet. Es una de las mejores maneras de transmitir lo que sabes, porque puedes llegar a todo el mundo y no tienes que estar conectado para hacerlo.

Hoy en día imparto un curso en Barcelona Activa sobre cómo crear cursos online y venderlos por Internet.

Así que. como ves, tengo amplia experiencia con cursos online. En este artículo quiero compartir contigo todo lo que has de tener en cuenta a la hora de crear un curso online.

Vamos a verlo.


Ganar Dinero Online

Estoy convencida que Internet es uno de los mejores canales con los que ganar dinero online y crear un mundo mejor a la vez. Porque con Internet el impacto es global, y si te centras en aportar valor a los demás, puedes impactar la vida de miles de personas, a la vez que ganas dinero y mejoras tu marca personal.

En mi libro Dinero Sin Empleo explico muchas maneras con las que ganar dinero online. Sin empleo no significa sin esfuerzo, ya que en la vida primero hay que dar para poder recibir.

Existen muchas maneras de ganar dinero online, destacando:

  • Cursos pregrabados. Es el tipo de cursos online que veremos a fondo en este tutorial paso a paso. Se trata de crear un producto que pondremos a la venta online una vez lo tengamos grabado y listo para publicar.
  • Webinars. Los webinars son clases que se dan online en línea. A diferencia de los cursos online, requieren que estés conectado cuando vas a dar el webinar. Sin tu presencia física, no se puede hacer un webinar, pues es todo en directo.
  • Marketing de afiliados. Es una manera de ganar dinero promocionando los productos o servicios de un tercero. Aquí es muy importante solo recomendar aquello en lo que creemos, ya que aquello que recomendamos pasa a ser parte de nuestra marca personal.
  • Libros digitales. Es lo que yo hice con la publicación de mi ebook Dinero Sin Empleo. En lugar de esperar que una editorial te publique, lo haces tú mismo. Incluso puedes auto-publicarte en papel con sitios web como el de Lulu.
  • Consultoría online. Muchos de mis servicios los ofrezco con esta modalidad online, ya que no todos mis clientes se encuentran en Barcelona. Así, puedes ofrecer asesoramiento, mentoring y consultoría online a través de Skype, Google Hangouts, Facetime u otros.
  • Clases particulares online. Este es, por ejemplo, el caso de italki, en el que buscas un profesor del idioma que quieres y luego haces la clase vía Skype. Así, puedes dar clases 1–1 sin moverte de casa.
  • Tienda online. Este es quizás el más conocido, el de la venta online de productos. Se puede utilizar una plataforma propia, como Prestashop, Magento o el plugin Woocommerce para WordPress entre otros, o bien usar plataformas de terceros, como Etsy, Amazon, eBay… por nombrar solo algunos.

Como ves, las posibilidades de ganar dinero online son increíbles, ¡y estas son solo algunas de las opciones! Existen muchas más, como creación de apps, ofrecer tus servicios en plataformas como Workana, crear tus propias plantillas y diseños y venderlos en plataformas como Envato… una larga lista.


Primeros pasos para crear un curso online

Antes de ponernos a crear un curso online, con su temario, contenidos y material, tenemos que responder a una serie de preguntas, como son:

  • Quién es nuestro alumno ideal. Necesitamos saber quién es nuestro alumno ideal, qué necesidades, deseos, miedos, objetivos y expectativas tiene.
  • Qué valor único le aportamos. Tenemos que ser capaces de responder a la pregunta de “por qué nosotros y no otro“. Esta es la esencia de nuestro curso.
  • Por qué queremos crear un curso online. Más allá de obtener un beneficio, hemos de pensar qué es lo que nos mueve a crear este curso. Será la motivación para mantenernos a flote en momentos de desánimo.

Para mí, crear cursos online de calidad es una de las mejores maneras de aportar valor a nivel mundial, llevando quién soy y lo que sé a muchos rincones del planeta.

Por eso creo que antes de empezar a crear un curso online, respondamos a estas preguntas con sinceridad.


PREGUNTA 1: Quién es nuestro alumno ideal

¿Verdad que cuando hablas con tu pareja, tus amigos, tu jefe o tu cliente cambias la manera en que te expresas? Imagínate ahora hablando con tu cliente o tu jefe igual que con tu pareja o tus padres… algo fallaría, ¿no crees?

Pues sucede lo mismo con los cursos online. Si quieres llegar a todo el mundo, no llegas a nadie. De aquí la importancia de crear un perfil de alumno ideal.

Se trata de inventarte el perfil de una persona a la que te encantaría ayudar con tu curso online. Es alguien a quién querrías tener como alumno en un curso presencial. Resuena contigo y tu manera de ser y ver las cosas.

Para crear el perfil de tu cliente ideal puedes usar el mapa de empatía siguiente:

Mapa de Empatía

Quieres poder responder a sus necesidades, deseos, inquietudes y miedos más profundos. Has de adentrarte en su psique como si fuera la tuya, entenderle a la perfección para así poder servirle mejor.

En mi caso me es muy útil ponerle un nombre, ponerle cara y definir sus rasgos biográficos básicos. Es un personaje inventado y nadie más tiene que saber qué existe. Cuando crees el curso, necesitas estar pensando en esta persona inventada como si la tuvieras delante.

Te puedo asegurar que hacer esto marca la diferencia en los resultados que obtienes. Porque necesitas conectar con tus alumnos y para eso has de entender a fondo sus necesidades, deseos y temores.

¿Significa esto que solo vendrán a tu curso personas que sean como tu alumno ideal? Ni mucho menos, lo que significa es que las personas que resuenen con ese perfil que has creado sentirán que conectan contigo y con tu curso, y eso es justo lo que quieres.


PREGUNTA 2: Qué valor único le aportamos

Cuando empecé con mi blog de eSandra una de las cosas que más me asustaba era la competencia. Me sentía como un enanito en un mundo lleno de gigantes.

Sin embargo, con el tiempo creé una web con más de 80.000 visitas mensuales. ¿Cómo lo hice? Siendo yo misma, mezclando emociones con tecnología, hablando desde el corazón y queriendo ayudar de manera genuina. Y lo mismo sucedió con mis cursos online.

Estas son algunas de las razones por las que la competencia no siempre importa:

  • Tu estilo es único e irrepetible. Nadie más puede ser tú, si eres auténtico y fiel a ti mismo, conectarás con tu audiencia y aunque hayan otros cursos del mismo tema, preferirán hacerlo contigo siempre que sea posible.
  •  Tu manera de comunicar. Seguro que te ha pasado de empezar a mirar un vídeo y sentir que conectabas al momento, y al revés. No se trata solo de lo que enseñas, sino de cómo lo comunicas.
  • Calidad de los contenidos. Pueden haber dos cursos muy similares en cuanto a contenidos, pero de calidad muy diferente. Si tus cursos son de buena calidad, eso hará que tengan buenas valoraciones y la competencia pasará a ser irrelevante.
  • Enfoque del curso. Si bien la temática de varios cursos puede ser la misma, la manera de enfocar el curso puede ser muy distinta. Este es uno de los factores diferenciadores clave, el cómo enfocas tu curso.
  • Pasión por lo que enseñas. Si sientes pasión por lo que enseñas, eso la gente lo va a notar y van a querer aprender contigo. Se nota cuando a alguien le gusta de lo que habla y si sabes enseñar, puedes olvidarte de la competencia.
  • Valoraciones de los usuarios. Si creas un buen curso online, este recibirá buenas valoraciones de los alumnos y eso te permitirá demostrar la calidad de tus contenidos. En lugar de pensar en la competencia, es mejor pensar en cómo crear un curso que reciba buenas valoraciones.

Si te asusta la competencia, piensa que todos hemos empezado alguna vez. Aprende de los mejores. ¿Cómo son los cursos que tienen éxito? ¿En qué se diferencian? Aplica esto a tu curso, siempre desde tu autenticidad y compromiso con tu manera de ser y transmitir.


PREGUNTA 3: Por qué queremos crear un curso online

En mi opinión, es importante saber el por qué queremos las cosas. ¿El motivo? Porque el qué te dice lo que quieres hacer, el cómo responde a cómo lo vas a hacer, pero el por qué es lo que te mueve.

Y es el por qué lo que va a hacer que en los momentos bajos sigas adelante. Existen muchas razones por las que vale la pena crear cursos online, destacando:

  • Llegas a gente de todo el mundo gracias a Internet. Puedes ayudar a miles de personas en cualquier lugar del mundo gracias a tus cursos online.
    Atraes nuevas oportunidades profesionales. No hay mejor manera de demostrar tus conocimientos y experiencia que un curso online bien valorado.
  • Mejoras tu marca personal. Con los cursos online se refuerza enormemente la marca personal y se crean vínculos de valor con los alumnos.
  • Ganas dinero online. Si algo me gusta es ganar dinero aportando valor a los demás, y los cursos online son una de las mejores maneras de hacerlo.
  • Aprendes de lo que enseñas. No hay mejor manera de aprender un tema que respondiendo a las dudas de tus alumnos. Te amplía la visión y enseña cosas que desconocías.
  • Consigues tráfico a tu web. Si el curso está publicado en otras plataformas, puedes dirigir a los alumnos a tu blog, y si está en tu web, vienen cada vez que quieren ver el curso.
  • Puedes trabajar 100% online. Imagina un trabajo que puedes hacer desde cualquier lugar del mundo, te da una libertad que muchos creen imposible, cuando está a un solo clic.

Como ves, vale la pena plantearse el crear un curso online, ya que no solo te abre puertas, sino que ayudas a personas de todo el mundo y haces crecer tu marca. Lo importante es que encuentres tu por qué.


Cómo crear un curso online

La clave para crear un curso online de éxito es la pasión. No importa tanto que seas un experto del tema, como que te apasione, porque eso lo transmites.

Queremos aprender de gente que le apasione lo que hace, porque eso se transmite. Esa es una de las razones por las que me dedico a enseñar, porque me encanta. Y eso se nota.

Esta va a ser la clave para que tu curso tenga éxito: que te apasione. Si te faltan conocimientos y el tema te apasiona, te será muy fácil aprender todo lo que te falta.

El resto de ingredientes para crear un curso online que funcione los vas a ver en este artículo, pero lo primero es esto: te ha de apasionar lo que enseñas, porque eso se transmite.


Encontrar ideas para tu curso online

Es posible que sepas la temática sobre la que te gustaría dar el curso, pero que te cueste decidir sobre qué exactamente enseñar.

Una herramienta que yo uso mucho y que me funciona muy bien son los mapas mentales. Consiste en poner una idea clave en el centro de un folio en horizontal y a partir de aquí dejar fluir todas las ideas que nos vengan en base a este esquema:

Mapa de Ideas

Es importante no poner límites a la imaginación y apuntar todo lo que se nos ocurra. Esta herramienta nos sirve tanto para decidir de qué va el curso, como para crear el índice de los contenidos.


Cómo organizar la estructura de un curso online

Una vez ya tenemos claro de qué vamos a crear el curso online, lo siguiente es organizar el contenido del curso. Para eso, empezaremos por crear la estructura o esqueleto.

La mejor manera de organizar los contenidos e un curso online es a través de módulos independientes. Así, el módulo constituye una unidad autónoma de aprendizaje. Por ejemplo, si hago un curso sobre gestión de las emociones, un módulo podría ser como gestionar la ira y otro podría ser reducir la ansiedad.

Así, lo primero que haremos será organizar el curso en módulos y a continuación crearemos el índice de lecciones correspondiente a cada módulo.

A la hora de organizar el curso, recuerda seguir esta estructura:

  1. Introducción. Aquí vas a presentarte, explicar de qué va el curso e indicar los beneficios que obtendrán al realizarlo.
  2. Desarrollo. En este apartado es donde van a aparecer los diferentes módulos de tu curso online, organizados de una manera autónoma y ordenada.
  3. Cierre. Aquí puedes hacer un pequeño resumen del curso, pedir valoraciones y dar las gracias por haber participado en el mismo.

Grabarte a ti mismo o grabar la pantalla

El contenido de los cursos online ha de ser como mínimo un 80% de vídeo grabado. El resto puede se también vídeo o material auxiliar, como pdfs, audios, hojas de cálculo, etc.

¿Por qué es el vídeo tan importante? Porque es el canal con el que más aprendemos. De aquello que vemos en vídeo retenemos un 65% de la información, mientras que de lo que leemos recordamos solo un 10%.

Más todavía, un vídeo es mucho más ameno y entretenido y para crear un curso online a base de pdfs es mejor crear un libro o ebook.

Así que la pregunta que nos tenemos que hacer es si nos grabamos a nosotros mismos o grabamos la pantalla.


Cuándo grabar la pantalla

Muchos cursos online están hechos exclusivamente con grabaciones de la pantalla (después veremos qué herramientas tenemos para hacerlo).

Elegiremos grabar la pantalla en lugar de grabarnos a nosotros mismos en estas ocasiones:

  • El tipo de contenido lo requiere. En mis cursos de diseño web enseño paso a paso a crear páginas web picando código en un editor. En este caso, es imprescindible el grabar la pantalla, ya que el contenido lo requiere.
  • Tienes miedo a la cámara. Fuera bromas, le pasa a la mayoría de gente. A mí me pasaba al principio, tuve una relación de amor/odio con mi Canon 700D que ni te imaginas. Una opción alternativa es crear una presentación con PowerPoint o Keynote y solo grabar tu voz.
    No tienes el equipo necesario. Hay quien te dirá que puedes grabar el curso con cualquier cámara, ni sea una webcam. Tu curso va a pasar a formar parte de tu marca personal y la calidad del curso va a definir tu marca, con lo que si no tienes acceso al equipo técnico necesario, mi consejo es que mejor grabes la pantalla.

Una cosa, cuando escuches tu voz grabada por primera vez es muy posible que no te identifiques con la misma. ¡Es perfectamente normal! Así que, no te asustes si por un momento te parece que no eres tú.


Cuándo grabarte a ti mismo

La mayoría de cursos online no requieren de grabarte a ti mismo si no lo deseas. En esos casos, como te comentaba, con que prepares una buena presentación y material para grabar la pantalla tienes suficiente.

Pero hay algunos casos en que es mejor grabarte a ti mismo, destacando:

  • Conectar con tu audiencia. Si quieres crear un vínculo con tu audiencia, el mejor canal después de verte en persona es grabarte en vídeo.
  • Generar confianza en lo que dices. Cuando se te ve la cara, tu mensaje se vuelve mucho más potente al aumentar la confianza y credibilidad.
  • El curso lo requiere. Imagina que creas un curso sobre cómo mejorar la autoconfianza y no apareces en cámara, lo que transmitirías en ese caso es desconfianza.

Cuando te grabas a ti mismo, fidelizas a tu audiencia al conectar con ellos y generar confianza. Esto hace que se cree un vínculo emocional mucho más fuerte.

Así, siempre que puedas y el contenido del curso lo permita, te animaría a grabarte en cámara, ni sea una parte del curso.

Otra opción es que aparezcas solo en algunos fragmentos del vídeo y en otros pongas imágenes, diapositivas o animaciones. Es lo que por ejemplo hago yo con mi canal de Youtube.


Qué necesitas hacer ANTES de ponerte a grabar

Hay algunas cosas que tienes que hacer antes de ponerte a grabar. El hacerlas te ahorrará disgustos y haber de grabar dos veces.

Esto es lo que hay que hacer antes de grabar:

  • Apagar el móvil y el teléfono fijo. No vale con que lo pongas en silencio, si empieza a vibrar en medio de la grabación, se oirá un ruido de fondo muy molesto.
  • Avisar de que vas a grabar. Si compartes piso o vives con pareja o familia, es importante que avises de que vas a grabar y que por favor no hagan ruido. Recuerda que el audio es lo más importante de la grabación.
  • Hacer una grabación de prueba. Siempre haz un test antes de empezar a grabar. Así te aseguras que está todo bien configurado. No hay nada más frustrante que grabarte durante una hora y que luego no sirva nada por no haber hecho el test.

Si te grabas a ti mismo, vigila con lo que hay detrás tuyo, me he encontrado algún vídeo en que aparece detrás la puerta abierta del lavabo con la taza del wc en primer plano.

Si no puedes hacer la técnica de chroma, en la que usas una tela verde para luego cambiarla por un fondo, asegúrate que lo que hay detrás tuyo sea un espacio neutro.

Si vas a grabar la pantalla, es importante que cambies la resolución a 1280×720 y quites todo aquello que pueda distraer de la pantalla.


Equipo técnico necesario para crear cursos online

Una de las inversiones que tendremos que hacer para crear cursos online es comprar el equipo técnico adecuado. Si no dispones de mucho dinero, te recomiendo cuanto menos invertir en un buen micrófono.

También te aconsejaría comprar unos buenos auriculares para asegurarte que la calidad del sonido es suficientemente buena a la hora de editar el vídeo. Esto no es imprescindible, pero puede hacer que tu curso tenga una calidad mucho mayor.


Micrófonos

Existen muchos tipos de micrófonos, destacando los de sobremesa y los de corbata. Los micrófonos de sobremesa son aquellos que conectamos al ordenador vía USB y son ideales para grabar la pantalla o grabarnos a nosotros mismos con webcam.

Entre los micrófonos de sobremesa con entrada USB destacan:

  • Audio-Technica ATR2100. Este es el mejor micrófono de sobremesa que personalmente he probado. Lo utilicé en su momento para grabar cursos online.
  • Blue Microphones Snowball. Aunque no lo he probado, lo utiliza Víctor Martín para grabar el podcast y la calidad del audio es muy buena.
  • Blue Yeti. Micrófono de una calidad excelente, con el inconveniente que capta todos los ruidos del entorno. Si grabas en un lugar silencioso, es ideal.

¿Por qué no siempre usar un micrófono de sobremesa? Pues porque no te sirve cuando te estás grabando a ti mismo con una cámara de vídeo. En este caso, es mucho mejor usar un micrófono de solapa, ya que además el nivel de ruido externo será mínimo.

Estos son algunos micrófonos de corbata que puedes utilizar:

  • BOYA BY-M1. Este es también un micrófono de corbata de gama baja, pero con muy buena relación calidad/precio.
  • Audio-Technica ATR-3350. Este es el micrófono que utiliza Irene Rodrigo para grabar vídeos. Capta bastante el ruido de fondo, pero por el precio no se puede pedir más.
  • Sennheiser EW122P. Este es el micrófono que utilizo actualmente. Es muy caro y no te lo recomiendo para empezar. La calidad puedes verla en este vídeo.

Este último micrófono lo combino con la interfaz de audio Behringer UM2, de modo que puedo conectarlo vía USB al ordenador cuando quiero grabar un vídeo o curso online.


Cámaras de vídeo o webcams

Si quieres grabarte tú mismo, lo ideal es que inviertas en una buena cámara de vídeo, pero cuanto menos necesitas una buena webcam. En caso de querer grabar vídeo de mayor calidad, puedes optar por una videocámara o una cámara réflex.

Las videocámaras tienen la ventaja que puedes grabar de continuo todo el tiempo que dura la batería y hay memoria en la tarjeta SD.

Si quieres una calidad de imagen muy alta, te recomiendo usar una cámara réflex, ya que la imagen es mucho más nítida. Además te sirven para hacer fotos. El principal inconveniente de una cámara réflex es que solo puedes grabar de continuo 30 minutos, lo que no te sirve si quieres grabar seguido más tiempo.

Si quieres grabarte a ti mismo, la iluminación es muy importante. En mi caso tengo dos lámparas Phottix Easy-Box 70×70, así como dos lámparas LED detrás mío para quitar la sombra.

A nivel de webcams o cámaras de vídeo, estas son las que conozco y puedo recomendarte:

  • Logitech C920 HD Pro. Excelente webcam de alta resolución. No se puede comparar con una videocámara o cámara réflex, pero es ideal para empezar.
  • Canon EOS 750D. Esta es la cámara que utilizo en la actualidad. Es con la que he grabado los vídeos que puedes ver en mi canal de Youtube. La relación calidad/precio es excelente.
  • Canon EOS 70D. Si te lo puedes permitir, mejor invierte en esta otra cámara. Entre otras cosas, tiene acceso wifi y el panel se puede girar, lo que es ideal cuando te grabas a ti mismo y quieres hacer pausas con un mando a distancia. Es también una cámara para fotógrafos profesionales.

Lo importante es que empieces y que no tener el equipo no sea un freno. Yo al principio lo que hacía era grabar solo la pantalla, en sí es lo que hice con todos los cursos online de eSandra, y no por eso están menos valorados.


Software para la edición del vídeo

A continuación tienes una lista de los diferentes programas que he utilizado para editar mis videos:

  • Camtasia Studio. Este programa es ideal si quieres grabar la pantalla con Windows, ya que la versión de Mac es más limitada.
  • Screenflow. La mejor opción para grabar la pantalla con Mac. Es el software que utilizo para grabar la pantalla de mi ordenador.
  • Adobe Premiere CC. Es el software que utilizo actualmente para editar los vídeos que creo para mi canal de Youtube.

Existen muchas más opciones y algunas gratutitas como MovieMaker (Win), iMovie (Mac), Quicktime (multiplataforma). En este post no veremos cómo hacer la edición del vídeo, ya que cada programa lo hace de una manera diferente.


Dónde publicar el curso online

Una vez ya tienes el curso online creado, llega el momento de ponerlo a la venta. Y es aquí dónde te preguntas dónde publicar tu curso online. Aquí tienes dos opciones:

  • PLataformas externas. Las plataformas externas son sitios web como Udemy, Tutellus y Floqq.
  • Plataforma propia. Integrar los cursos dentro de tu sitio web. Es lo que tengo yo en eSandra.

Existe una tercera opción, que son plataformas como LinkedIn Learning, Domestika o Coursera donde también puedes publicar tus cursos, pero tienen que ser antes aprobados por la dirección de estas plataformas.

Si te interesa esta última opción, te recomiendo que antes de hacer nada hables con los responsables de estas plataformas, no sea que el formato con el que hagas el curso no sea válido para venderlo allí.

Veamos ahora pros y contras de las otras dos opciones.


Publicar los cursos en plataformas externas

Cuando creé mis primeros cursos online los publiqué primero en Udemy y después en Floqq. Si bien al cabo de unos meses decidí desarrollar mi propia plataforma de cursos online, fue una muy buena opción para empezar.

Veamos algunas ventajas de las plataformas externas:

  • Ganar visibilidad. Si todavía no tienes una clientela a quien vender el curso o una base de datos de suscriptores a tu newsletter, con una plataforma externa puedes llegar a muchas personas que no te conocen.
  • Está ya todo hecho.Lo único que has de hacer es subir el contenido del curso y responder a las dudas, poco más.
  • El soporte técnico es a cargo de la plataforma. Cualquier problema que tenga un usuario con la plataforma a nivel técnico está la misma plataforma para solucionarlo, tú solo eres responsable de tu curso.
  • Publicidad gratis. La plataforma se encarga de hacer todas las campañas de publicidad y promoción sin que tú hayas de invertir de tu dinero en darte a conocer.
  • No has de facturar. Si vendes los cursos en tu propia plataforma tienes la obligación de hacer factura, mientras que si lo haces por plataforma lo que ingresas es una comisión y no has de facturar.

Así, desde mi punto de vista las plataformas externas están muy bien para cuando justo te inicias en la creación de cursos online, pero no es lo que yo recomiendo a largo plazo, a pesar que hay muchas personas ganándose la vida 100% de plataformas online.


Publicar los cursos en una plataforma propia

Desde mi propia experiencia soy de la opinión que, siempre que sea posible, es mucho mejor publicar en plataformas propias. El problema es que si justo empiezas, poca gente te conoce y te va a costar bastante dinero dar a conocer lo que haces, además del coste de desarrollar la plataforma.

De aquí que recomiende empezar por una plataforma externa o esperar a tener ya una base de contactos suficientemente sólida para apostar por la plataforma propia.

Así, las principales dificultades de la plataforma propia son:

  • Coste de arranque. Necesitas hacer que tu sitio web sea capaz de incluir y gestionar cursos online. Yo soy desarrolladora web, con lo que si quieres hablamos. Aquí es muy importante que elijas bien, porque va a ser donde vas a estar trabajando todos los días.
  • Haber de facturar. Aquí sí o sí es imprescindible que puedas facturar, con lo que si no puedes emitir factura es mejor que apuestes por una plataforma externa o esperes a poder facturar.
  • Eres responsable de todo. Te has de hacer cargo de cualquier problema que pueda surgir. Los principales problemas que surgen son a nivel técnico y administrativo.

Con esto, te he dicho ya lo peor de una plataforma propia. Pero con esto se termina la lista de lo negativo y empieza la de lo positivo, que para mí es mucho más larga.


Ventajas de publicar los cursos en una plataforma propia

Veamos ahora algunas de las ventajas de publicar tu curso en una plataforma propia:

  • Percepción de valor. La percepción de valor de un curso en Udemy o Floqq no tiene nada que ver con el de una plataforma propia bien gestionada. Esto se traduce en que puedes cobrar precios bastante más altos que en una plataforma externa.
  • No pagas comisiones. La mayoría de plataformas se quedan mínimo un 30% de tus ganancias y en algunos lo que ingresas puede ser tan ínfimo que pierdas la motivación.
  • Política de devoluciones. Tú decides cuál es tu política de devoluciones, en base a la ley de tu país de residencia fiscal y tus preferencias. Plataformas como Udemy devuelven el dinero dentro de 30 días sin preguntar el por qué.
  • Tienes 100% el control. En las plataformas externas te has de adaptar a lo que hay y tienes muy poco control. En tu propia plataforma eres el administrador y tienes la última palabra en todo.
  • Dinero a cobrar. En unna plataforma propia bien gestionada puedes ganar más de 10 veces los que ganas es una plaaforma externa, con lo que es la opción más rentable a nivel económico.

Mi recomendación es que siempre que puedas publiques los cursos en una plataforma propia, pero por todo lo que hemos visto se habría de ver cada caso, porque en algún caso en concreto esto no es lo más rentable (aunque en la mayoría sí).


Para acabar

En este artículo hemos visto cómo crear un curso online desde cero. Si has llegado a leer hasta aquí, habrás visto que son muchos los factores a tener en cuenta, con lo que te recomiendo ir paso a paso.

En próximos artículos veremos cómo decidir el precio de tus cursos online y cómo promocionarlos a través de Internet. Deseo que este primer artículo te haya servido para dar tus primeros pasos en este mundo tan interesante.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2018 DESPEGA & VUELA | Información Legal | Contacto

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?